Datos personales

Mi foto
Profesor de Estado en Filosofía y Religión , Licenciado en Filosofía,Licenciado en Educación, Magíster en Gestión y Políticas Públicas de Educación.

domingo, 19 de diciembre de 2010

ESPERANDO NAVIDAD


Hola a todas y a todos los seguidores y lectores de este blog.
En esta ocasión, quisiera compartir con ustedes algunas ideas sobre el verdadero significado y sentido de la NAVIDAD.
La liturgia de la Iglesia celebra hoy el último domingo de adviento, tiempo que prepara inmediatamente la Navidad. Los invito a pensar en el sentido religioso de la fiesta.El Evangelio es el de la Visitación de María a su prima Isabel, que finaliza con el hermoso canto del Magníficat: "Proclama mi alma la grandeza del Señor y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador, porque ha mirado la humildad de su sierva". ¿Quiénes son los humildes hoy? y ¿Quiénes son los nuevos poderosos de nuestra sociedad actual?
María en el Magníficat nos ayuda a volver a poner las cosas en su sitio y a no dejarnos engañar. Los valores más profundos se esconden entre los humildes; no es casual que el nacimiento de Jesús ocurriera en medio de lo humilde y no en los grandes escenarios del mundo. Belén era la aldea más pequeña de Judá.
A lo largo de toda la Revelación, se nos muestra como un Dios que se inclina sobre los pobres, afligidos, los abandonados y aquellos que no son nada a los ojos del mundo. Nuestra tentación es hacer exactamente todo lo contrario: miramos al que está arriba, al que le va bien, al que se ve exitoso y buscamos la manera para ser como ellos (nuestros modelos a seguir); pero no volvemos la mirada al que se encuentra en necesidad, porque para los ojos del mundo es un perdedor. Aquí no se trata de dejar de lado a los que poseeen muchos bienes materiales, la invitación es a hacernos humildes y pequeños al menos de corazón. Es abrirnos a otras realidades, es ir al encuentro del prójimo, es tender la mano para abrazar, acoger y entregarnos sin mirar a quien.
Pero también encontramos la otra cara de la moneda, donde mucha gente se esfuerza por tener el árbol más grande, los adornos más espectaculares, y gastan y gastan por adornar sus casas tanto interiormente como por fuera. Al leer un diario de circulación nacional en el día de hoy, quedé sorprendido porque un ciudadano de la comuna de Ñuñoa en Santiago, adorno su casa (exterior) con 25 mil luces, desenbolsando la cifra de $250.000. ¿Qué les parece este gasto desmesurado, mientras otras familias están aproblemadas porque no saben como van a celebrar esta fiesta con sus hijos?
La navidad es la fiesta más celebrada por los hombres. Hasta los que se dicen ateos y los enemigos de la Iglesia se detienen y celebran a su manera, este acontecimiento de salvación. Este acontecimiento fue y es tan importante para la humanidad, que es una fecha central de la historia , marcando un ANTES DE CRISTO y un DESPUÉS DE CRISTO.
Algunos buscan en esta fecha reunirse en familia; otros le dan un sentido más religioso; otros se meten en el consumismo gastando muchas veces lo que no tienen dejándose atrapar por tentadoras ofertas y créditos de consumo; otros confiesan que no soportan estos días de gastos alocados; otros no le encuentran ningún sentido. ¿En qué grupo te sientes identificado tú?
En los días de César Augusto, después de siglos de conflictos, se estableció una era de paz en el mundo mediterráneo. El niño que va a nacer sería proclamado Rey, así que César y Herodes enviaron a los soldados para asesinarlo al momento de su nacimiento, porque se convierte para ellos en una amenaza a su reinado; lo curioso es que este Rey viene sin ejércitos. Nació en un establo en la ciudad de Belén, y su cuna fue un pesebre. El Hijo de Dios nace desprovisto de todo lo material, pero colmado del amor de sus padres ¿qué nos quiere decir el Señor a través de este acontecimiento?
¿Quiénes lo reconocieron? fueron los pastores (humildes) y los reyes Magos (sabios). Uno de sus regalos fue el incienso, usado sólo para adorar a los dioses. Es Dios mismo que se hace hombre y quiere compartir con nosotros nuestra humanidad; trae a los hombres y mujeres del mundo la verdadera PAZ, la cual no es forjada con hierro, sino con AMOR. Entonces se puede señalar que el verdadero príncipe de la Paz es el bebé en el pesebre, y no el César en su carroza.
Como país durante este año hemos vivido situaciones fuertes: el terremoto, maremoto, los mineros del norte, accidentes, la muerte de los reclusos de la cárcel de San Miguel. No ha sido un año fácil, pero como país hemos tenido que ponernos de pie para seguir avanzando como nación. ¿Qué cosas han sucedido en el interior de nuestras familias, en nuestros trabajos? Final de año, es un tiempo propicio para hacer un análisis profundo sobre nuestra manera de vivir, ¿qué cosas hemos hecho para ser mejores personas? ¿en qué nos hemos equivocado? ¿qué vamos a hacer para hacer de esta sociedad un lugar más amable para vivir? No nos quedemos en las buenas intenciones, actuemos ahora.
Navidad, nos invita a no centrarnos en el árbol y sólo en los regalos, los cuales se transforman en un signo de alegría para compartir con otros; sino a poner al centro a Jesús que quiere habitar en nuestro hogar.
Preparemos nuestra casa interior, nuestro corazón, nuestras conciencias; para recibir de la mejor manera posible, al Hijo de Dios que quiere habitar en nuestra vida interior para iluminarla y proyectarla en el amor y el servicio a los demás. Entonces, parece un contrasentido cuando vemos que muchas personas se preocupan de adornar en forma glamurosa, su casa con el afán de provocar impacto en la comunidad, para ser noticia en la Villa o en la población, para ser admirado; y se gastan cifras desproporcionadas, cuando ese dinero podría ir en otra dirección en forma anónima.
NATIVIDAD en Belén sólo tiene una puerta de entrada y es tan baja, que solo se puede pasar por ella inclinándose profundamente. Aquí hay una profunda verdad espiritual: esa puerta recuerda a los peregrinos que para penetrar en el significado profundo de la Navidad, hay que abajarse y hacerse pequeños.
Les deseo a cada uno de ustedes y a sus familias una Feliz Navidad, donde rescatemos el verdadero sentido de esta gran fiesta, donde la estrella de Belén que guió a los pastores y a los sabios; sea también la estrella que guie nuestros pasos al encuentro del Señor que nace para todos los hombres, dando EL VERDADERO SENTIDO A NUESTRA EXISTENCIA.
Que viva la Vida, demos espacio a la Vida en nuetro interior y en nuestros hogares, que surja la Vida, que brote la Vida, que se esparza la Vida por todos los rincones de la humanidad.
Un fuerte abrazo
Quique

1 comentario:

  1. mil gracias por tan bello mensaje, para reflexionar y pensar

    ResponderEliminar