Datos personales

Mi foto
Profesor de Estado en Filosofía y Religión , Licenciado en Filosofía,Licenciado en Educación, Magíster en Gestión y Políticas Públicas de Educación.

lunes, 29 de septiembre de 2014

NUESTRO COMPROMISO COMO PADRES

          
Hola a tod@s:
Junto con saludarles, les comparto una nueva temática para leer, reflexionar y compartir.

  A pesar de que diariamente los padres mandan sin falta a sus hijos e hijas al colegio y esperan que les vaya bien, pueden agregar un ingrediente adicional que dará un fuerte impulso al éxito del niño o la niña. La participación de los padres es el ingrediente que hace la diferencia. La participación activa de los padres en la educación de sus hijos e hijas, tanto en el hogar como en la escuela, trae muchos beneficios y tiene un impacto significativo en la vida del niño o niña. Según estudios de investigación, los niños y niñas de padres comprometidos:
  • ·   faltan menos;
  • ·         se comportan mejor;
  • ·         tienen un mejor desempeño académico desde los años preescolares hasta la escuela superior;
  • ·         continúan con sus estudios escolares;
  • ·         van a mejores escuelas.

  La investigación demuestra también que un entorno hogareño en el que se fomenta el aprendizaje es aún más importante que los ingresos, el nivel de educación o los antecedentes culturales de los padres. Al participar activamente en la educación de sus hijos e hijas, tanto en el hogar como en la escuela, los padres les envían mensajes importantes. Les demuestran que se interesan por las actividades que realizan y refuerzan la idea de que el colegio es importante para su formación como persona. La realidad es que algunos padres tienen más tiempo que otros para participar, pero es importante que aún los padres muy ocupados examinen sus prioridades y se hagan un tiempo, el mejor, porque es para sus hijos e hijas.

         Algunas estrategias para desarrollar en el hogar:

  •   Léales a sus hijos e hijas. Leer en voz alta es la actividad más importante que pueden hacer los padres para aumentar las posibilidades del niño o niña de leer correctamente.
  • ·         Converse sobre los libros y las historias que lee a su hijo o hija.
  • ·         Ayudarlo a organizar su tiempo.
  • ·         Ponga un límite a la cantidad de horas de televisión y de computador.
  • ·         Hable con su hijo o hija regularmente sobre lo que ocurre en el colegio.
  • ·         Revise la tarea cada noche, las pruebas, la agenda para ver si hay alguna comunicación.
  • ·         Reforzar el hábito de la responsabilidad, la asistencia y la puntualidad.
  • ·         Permita saber a su hijo o hija que usted valora el logro escolar.
  • ·         Ayudar a los hijos(as) a desarrollar una imagen positiva de sí mismos, así como ganar confianza para enfrentar los desafíos que se les puedan presentar tanto en el colegio como en su vida cotidiana.
  • ·         Ayude a su hijo(a) a entender que su futuro se comienza a construir desde el presente, y que éste puede ser brillante con preparación y trabajo constante. Las historias de éxito inmediato no suceden con frecuencia en la vida real. La mayoría de los adultos exitosos tienen que enfrentar muchos desafíos y obstáculos en su camino.

    Vale la pena que los padres se involucren. Cuando aportan su esfuerzo y tiempo, tienen la oportunidad de interactuar con los profesores y profesoras. Pueden conocer el proyecto educativo del colegio, aportando activamente en su misión educativa.
   Tanto el niño o niña como el colegio se benefician, y los padres sirven como ejemplo al demostrar cuán importante es la participación de la comunidad. Además de mejorar el rendimiento académico, el compromiso de los padres y su participación en la comunidad educativa da resultado en otras áreas muy significativas.

 Numerosos estudios han demostrado que la participación de los padres es un factor de protección contra el consumo del tabaco, la depresión, los trastornos de alimentación, el ya mencionado rendimiento académico y otras problemáticas propias de los adolescentes. Al mantenerse involucrado con sus hijos e hijas pequeños y adolescentes, los padres se pueden transformar en una poderosa fuente de apoyo, crear un clima que permita tratar temas difíciles y servir de ejemplo para una conducta responsable y de compromiso.



                                      Plegaria de los niños y niñas a sus padres

            No me des todo lo que pida. A veces yo sólo pido para ver hasta cuánto puedo obtener.
No me des siempre órdenes; si en vez de órdenes, me pidieras las cosas, yo lo haría más rápido y con más gusto.

            Cumple las promesas buenas o malas. Si me prometes un premio dámelo; pero también si es un castigo.

            No me compares con nadie, especialmente con mi hermano o hermana. Si tú me haces lucir peor que los demás, entonces seré yo quien sufre.
No me corrijas mis faltas delante de nadie. Enséñame a mejorar cuando estemos solos.
No me grites. Te respeto menos cuando lo haces y me enseñas a gritar a mí también y yo no puedo hacerlo.

            Déjame valerme por mí mismo. Si tú lo haces todo por mí, yo nunca aprenderé.
No digas mentiras delante de mí, ni me pidas que las diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro. Me haces sentir mal y perderé la fe en lo que me dices.
Cuando yo hago algo malo no me exijas que te diga el por qué lo hice. A veces ni yo mismo lo sé.
Cuando estés equivocado o equivocada en algo, admítelo y crecerá la opinión que yo tengo de ti y me enseñarás a admitir mis equivocaciones también.

            No me pidas que haga una cosa si tú no la heces. Yo aprenderé y haré siempre lo que tú hagas, aunque no lo digas, pero nunca lo que tú digas y no lo hagas.
Cuando te cuente un problema mío no me digas “no tengo tiempo para boberías” o “eso no tiene importancia”.

            Trata de comprenderme y ayudarme, quiéreme y dímelo. Me gusta oírtelo decir, aunque tú no lo creas necesario decírmelo.

Les deseo una muy buena semana tanto en lo personal como familiar.

Un abrazo afectuoso
QUIQUE


          


No hay comentarios:

Publicar un comentario